dimecres, d’agost 29, 2007

Ha començat el mandat?

Estem encarant la recta final de l'estiu i no tinc la sensació que hagi començat un nou mandat a Torredembarra, tal com hauria de ser després de les eleccions municipals del maig passat. Fa quatre anys, el mandat -no legislatura com molts diuen equivocadament ja que els Ajuntaments no promulguen lleis- també va engegar tard a causa dels vots impugnats i les dificultats per signar un pacte de govern. Aquesta vegada s'ha superat el llistó i hi ha equip de govern però trobem més regidors a l'oposició que dins de l'executiu local.

Torredembarra no és un cas aïllat en aquest aspecte. El mateix passa a Barcelona, per exemple. A la capital catalana, on PSC i ICV governen davant una majoria de l'oposició, formada der CiU, PP i ERC. Al nostre municipi, el govern està format pel PSC i el GIT, amb cinc i un regidor respectivament, que van signar el pacte inicial i ERC, que s'ho va afegir posteriorment. Però els dos regidors republicans no asseguren la majoria absoluta. Hi falta una peça. Tot indicava que aquesta peça era l'Alternativa Baix Gaià, però Suñé i Gual no han pujat al carro.

Hi ha hagut diverses manifestacions, declaracions i contradeclaracions dels implicats, però sembla que l'escull principal ha estat la persona que havia de ser el responsable de l'àrea d'Urbanisme. Els ecosocialistes no volien que el socialista Ramon Ripoll seguís gestionant aquesta cartera i no han estat capaços de superar aquesta divergència. Demostren poca capacitat de negociació uns i altres. Tan important és que Ripoll segueixi a Urbanisme? Tan inacceptable és que Ripoll continuï a Urbanisme?

Però quan parlo de la sensació de continuar al mandat anterior, tot i la marxa del govern de l'Alternativa Baix Gaià, és sobretot per l'agenda política. Continuem encallats amb els mateixos temes que van marcar l'actualitat dels darrers mesos de l'últim mandat. Muntanyans II continua acaparant moltes energies de les diferents formacions polítiques però segueix sense haver ni consens ni un horitzó clar i si moltes ganes d'aprofitar aquest afer políticament. El darrer plenari municipal només va servir per viure una altra votació ajustada de moció molt ajustada, corredisses, negociacions i ja ho veurem en el següent capítol.

Les obres de remodelació del carrer Antoni Roig i la plaça de la Font també han tornat a la més rabiosa -com diu el tòpic- actualitat per les inundacions patides aquest mes d'agost a causa de les fortes pluges, excepcionals però previsibles perquè és una característica del clima mediterrani. El pavelló poliesportiu també s'ha inundat als pocs mesos de funcionament. I parlant d'aigua, encara crea polèmica el nou contracte de l'aigua, que va "animar" molt les darreres setmanes del darrer mandat. Són històries que no s'caben de tancar. En defensa del govern que va acabar el darrer mandat s'ha de dir que van disposar de poc més de dos anys i mig enlloc dels quatre que toquen a causa d'un pacte inicial de cinc partits condemnat al fracàs i que va paralitzar l'Ajuntament.

El govern actual comença a posar sota la taula un dels eixos que vol que marquin el mandat: la participació. Es tracta que els ciutadans tinguin a dir en la gestió pública més enllà d'una vegada cada quatre anys en les eleccions. La teoria és molt maca: pressupostos populars, consell de la sostenibilitat, participació als plens… Però després toca la pràctica: són brindis al sol o realment es fa cas de les propostes dels ciutadans a l'hora de governar. Ho veurem en els propers mesos.

(Article publicat al número 118 del Diari de la Torre)

8 comentaris:

Cèsar Llamborda ha dit...

Això de començar a treballar a l'estiu pica -malgrat els aires condicionats a temperatura sosteniblement correcta.

Anònim ha dit...

Esta mañana he leido en el Diari Mes Tarragona un escrito de ERC de Torredembarra en el que insiste el cerrar la contratación del agua, por el tema de los pluviales, alcantarillados etc.

Aprovechan para decir que claro unos 263.000 € los abonaría la empresa adjudicataria y si no se aprobaba la citada licitación los tendrían que abonar los vecinos de la calle tan famosa y conocida por todo el mundo Antoni Roig.

Yo ya lo dije en su momento, como se pueden hacer unas obras y parte del importa de las obras estar supeditada a la adjudicación de algo???

Supongo, no lo se, que nuestro equipo de gobierno no habrá dado el visto bueno a las citadas obras y no habran abonado el importe pendiente a la empresa constructora, porque todavía hay baldosas rotas, baldosas que se mueven y baldosas que no estan a nivel y más de una persona ha tropezado con las baldosas que sobre salen.

Salut,

Anònim ha dit...

Para leer y pensar:
La sensación de no tener poder sobre la gente y los eventos es algo que generalmente nos resulta insoportable —cuando nos sentimos desvalidos nos sentimos miserables.
Nadie quiere menos poder; todo el mundo quiere más. Sin embargo, en el mundo actual, el parecer ávido y sediento de poder es peligroso, el ser evidente en tu lucha por el poder.
Tenemos que parecer honestos y decentes. Por lo tanto, necesitamos ser sutiles —congéniales pero astutos, democráticos pero tortuosos.
Este juego de duplicidad constante se asemeja a la dinámica de poder que existía en el mundo de las antiguas cortes aristocráticas.
A lo largo de la historia, siempre se formaba una corte alrededor de la persona que detentaba el poder —rey, reina, emperador, líder. Los cortesanos que llenaban esta corte estaban en una posición especialmente delicada: Tenían que servir a sus amos, pero si parecían adular, si se congraciaban de manera demasiado obvia, los otros cortesanos lo notarían y actuarían en su contra. Luego, los intentos de ganarse el favor del amo tenían que ser sutiles. Y aún hasta los más hábiles cortesanos que eran capaces de tales sutilezas tenían que protegerse a sí mismos de sus compañeros, quienes en todo momento estaban intrigando para hacerlos a un lado.
Mientras tanto, se suponía que la corte representaba el cúlmen del refinamiento y la civilización. La lucha abierta por el poder era vista con malos ojos; los cortesanos trabajarían silenciosamente y en secreto contra cualquiera entre ellos que usase la fuerza. Tal era el dilema de la corte: Mientras parecían ser el parangón de la elegancia, tenían que superar y aplastar a sus enemigos de la manera más sutil posible.
El cortesano exitoso aprendía con el tiempo a hacer indirectos todos sus movimientos; si apuñalaba a alguien por la espalda, era con un guante de terciopelo en su mano y en su rostro la más dulce de las sonrisas. En lugar de utilizar la coerción o la traición descarada, el cortesano perfecto se abría paso por medio de la seducción, el encanto, el engaño, y la estrategia sutil, planeando siempre, con mucha anticipación, todos sus movimientos. La vida en la corte era un juego sin fin que requería vigilancia constante y pensamiento táctico. Era una guerra civilizada.
Hoy en día encaramos una paradoja peculiarmente similar a la del cortesano: Todo debe parecer civilizado, decente, democrático, y limpio. Pero si jugamos según esas reglas, muy estrictamente, si las tomamos muy al pie de la letra, seremos aplastados por quienes nos rodean, que no serán tan tontos. Como escribió el gran diplomático y cortesano Nicolás Maquiavelo, "Cualquier hombre que intente ser bueno todo el tiempo, entre la mayoría de quienes no lo son, está condenado a la ruina." La corte creía ser el cúlmen del refinamiento y la honestidad, pero debajo de su deslumbrante superficie hervía un caldero de emociones oscuras —codicia, envidia, lujuria, odio. Hoy en día, de manera similar, nuestro mundo cree ser el pináculo del refinamiento y la honestidad, y sin embargo las mismas emociones siguen con nosotros, como siempre lo han hecho. El juego es el mismo. Por fuera, debes parecer alguien que respetas las delicadezas, pero por dentro, a menos que seas un tonto, aprendes rápidamente a ser prudente, y hacer como aconsejaba Napoleón. Coloca tu mano de hierro en un guante de terciopelo. Si, como en los días pasados de las cortes, puedes dominar el arte de ser indirecto, aprendiendo a seducir, encantar, engañar, y maniobrar sutilmente para superar a tus oponentes, alcanzarás las cumbres del poder. Serás capaz de hacer que la gente se incline a tus deseos sin darse cuenta de lo que has hecho. Y si no se dan cuenta de lo que hayas hecho, no te guardarán rencor, ni te opondrán resistencia.
Para algunas personas, la idea de ejercer concientemente juegos de poder —sin importar cuan indirectamente lo hagan— parece malvada, asocial, o en el mejor de los casos, una reliquia del pasado. Creen que pueden escapar de dichos juegos comportándose de formas que no tengan nada que ver con poder. Debes cuidarte de tales personas, ya que mientras expresan abiertamente semejantes opiniones, casi siempre se cuentan entre los más adeptos jugadores de poder. Utilizan estrategias que disfrazan astutamente la naturaleza de la manipulación que conllevan. Por ejemplo, esta clase de personas suelen presentar su debilidad y falta de poder como si fuese algún tipo de virtud moral. Pero la verdadera falta de poder, sin motivo de interés personal, no hace publicidad de su debilidad para ganar compasión, simpatía o respeto. Demostrar abiertamente la propia debilidad es de hecho una estrategia muy efectiva, sutil y engañosa, en el Juego del Poder.
Otra estrategia bastante utilizada por este tipo de personas es la de exigir igualdad en todos los aspectos de la vida. Todos deben ser tratados por igual, sin importar su estatus o su fuerza. Pero si, para evitar la mácula del poder, intentas tratar a todos por igual y de una manera justa, tendrás un problema: verás que algunas personas hacen ciertas cosas mejor que otras. El tratar a todos por igual implica ignorar sus diferencias, elevando a los menos hábiles y suprimiendo a quienes sobresalen. Una vez más, muchos de quienes se comportan de esa manera despliegan otra estrategia de poder, redistribuyendo las recompensas de otros a quienes ellos determinen.
Otra manera de evitar el juego sería la franqueza y honestidad perfectas, ya que una de las técnicas principales de quienes buscan poder es el secreto y el engaño. Pero el ser perfectamente honesto herirá e insultará —inevitablemente— a muchas personas que pueden serte valiosas, algunas de las cuales se inclinarán por devolverte el daño. Nadie verá tu honestidad como algo objetivo y libre de motivaciones personales. Y tendrán razón: En realidad el utilizar la honestidad es de hecho una estrategia de poder, que se utiliza para convencer a la gente del carácter noble, desprendido y de buen corazón que uno tiene. Es una forma de persuasión, y hasta una forma sutil de coerción.
Finalmente, quienes digan no interesarse por semejantes intrigas pueden afectar un aire de ingenuidad, para protegerse de la acusación de que están tras el poder.. Una vez más, estad atentos, ya que la apariencia de ingenuidad puede ser un medio efectivo de engaño. Incluso la ingenuidad verdadera no está libre de las trampas del poder.
Los niños pueden ser ingenuos de muchas formas, pero suelen actuar así debido a una necesidad elemental de ganar control sobre quienes los rodean. Los niños sufren mucho si se sienten impotentes en el mundo adulto, y utilizan cualquier medio que esté a su alcance para salirse con la suya. La gente verdaderamente ingenua puede jugar al juego del poder, y suelen ser horriblemente efectivos en dicho juego, ya que no se hallan obstaculizados por la reticencia de otros. Una vez más, quienes dan grandes muestras de inocencia son los menos inocentes de todos.
Puedes reconocer estos "no jugadores" por la manera como ventilan sus cualidades morales, su piedad, su exquisito sentido de la justicia. Pero como todos nosotros estamos hambrientos de poder, y casi todas nuestras acciones están dirigidas a conseguirlo, lo que hacen éstos los "no jugadores" es tirarnos arena a los ojos, distrayéndonos de sus juegos de poder con su aire de superioridad moral. Si los observas de cerca, verás que suelen ser los más hábiles en el arte de la manipulación indirecta, aún si algunos de ellos lo practican inconscientemente. Y resienten cualquier publicidad que se haga de las tácticas que utilizan a diario.
Si el mundo es como una corte gigantesca y estamos atrapados dentro de ella, de nada sirve tratar de salirse del juego. Lo único que lograrás con eso será quedar impotente, y dicha impotencia te hará miserable. En lugar de luchar contra lo inevitable, en lugar de discutir y quejarte y sentirte culpable, resulta mucho mejor sobresalir en el juego, y ganar poder. De hecho, mientras mejor seas en el juego del poder, mejor amigo, amante, esposo, esposa, persona te harás. Siguiendo el camino del cortesano perfecto, aprenderás a hacer que otros se sientan mejor acerca de sí mismos, convirtiéndote así en fuente de placer para ellos. Se harán cada vez más dependientes de tus habilidades y deseosos de tu presencia. Al dominar las 48 leyes del poder, le ahorrarás a otros la molestia y el dolor causados por chapotear con el poder —jugando con fuego sin conocer sus propiedades. Si el juego de poder es inevitable, es mejor ser un artista que un negador o un chapucero..
Para aprender el juego del poder es necesaria cierta visión del mundo, un cambio de perspectiva. Se requiere esfuerzo y años de práctica, ya que es probable que muchos aspectos del juego no llegan de manera natural. También necesitarás ciertas habilidades básicas, y una vez que domines estas habilidades serás capaz de aplicar las leyes del poder de una manera más fácil. La más importante de estas habilidades, y uno de los fundamentos básicos del poder, es la capacidad de controlar tus emociones. Una respuesta emocional a una situación es la barrera más grande para alcanzar el poder, un error que puede costarte mucho más que cualquier satisfacción temporal que puedas obtener expresando tus emociones. Las emociones nublan la razón, y si no puedes ver la situación con claridad no podrás prepararte ni responder a ella con algún grado de control. La ira es la respuesta emocional más destructiva, ya que es la que más nubla tu percepción de las cosas. También tiene un efecto distorsionante que invariablemente hace menos controlables las situaciones y aumenta la resolución de tu enemigo. Si intentas destruir un enemigo que te ha hecho daño, es mejor mantenerlo fuera de guardia fingiendo amistad que mostrar tu ira.
El amor y el afecto son potencialmente destructivos, ya que te ciegan a los intereses egoístas frecuentes de quienes menos sospechas que juegan un juego de poder. No puedes reprimir la ira ni el amor, o evitar sentirlos, y no deberías intentarlo. Pero deberías ser cuidadoso sobre cómo expresarlos, y lo más importante, nunca deberían influenciar de ninguna manera tus planes y estrategias.
Algo relacionado al control de tus emociones es la capacidad de alejarte del momento presente y pensar objetivamente sobre el pasado y el futuro. Como Jano, la deidad romana de dos rostros y guardián de todas las puertas y entradas, debes ser capaz de mirar al mismo tiempo en ambas direcciones, para enfrentar mejor el peligro, de donde quiera que éste venga. Tal es el rostro que debes crear para tí mismo —un rostro mirando continuamente al futuro y la otra al pasado.
Para el futuro, el lema será "Que no pase un día sin estar alerta". Nada debería tomarte por sorpresa por estar imaginando constantemente problemas antes que éstos aparezcan. En lugar de desperdiciar tu tiempo soñando con el final feliz de tu plan, debes obrar calculando toda permutación y vacíos posibles que puedan emerger. Mientras más lejos veas, más pasos adelantarás tu plan, y más poderoso te volverás.

El otro rostro de Jano mira constantemente al pasado —aunque no para recordar heridas pasadas o guardar rencores. Eso sólo debilitaría tu poder. La mitad del juego es aprender cómo olvidar aquellos eventos del pasado que te devoran y nublan tu razón. El verdadero propósito de la mirada retrospectiva es el educarte constantemente —miras al pasado para aprender de quienes estaban antes que tú. (el estudio de la Historia te será de gran ayuda en este proceso). Luego, habiendo mirado al pasado, observas más de cerca tus propias acciones y las de tus amigos. Ésta es la escuela más vital de la que puedas aprender, ya que aprendes de tu experiencia personal.
Comienzas examinando los errores que has cometido en el pasado, los que más tropiezos y retrocesos te hayan causado. Los analizas bajo los términos de las 48 Leyes del Poder, y de ellos extraes una lección y un juramento: "Nunca repetiré tal error; nunca caeré en esa trampa de nuevo". Si de ésta manera puedes evaluarte y observarte a tí mismo, puedes aprender a romper los patrones del pasado —una habilidad invaluable..
El poder requiere la habilidad de jugar con las apariencias. Para este fin debes aprender a usar nmuchas máscaras y mantener una bolsa llena de trucos engañosos. El engaño y el disfraz no deben ser vistos como algo feo e inmoral. Toda interacción humana requiere del engaño en muchos niveles, y lo que a veces separa a los humanos de los animales —muchas veces— es nuestra habilidad de mentir y engañar. En los Mitos Greigos, en el ciclo Hindú del Mahabarata, en la saga Sumeria de Gilgamesh, el utilizar las artes de engaño es privilegio de los dioses; un gran hombre, Odiseo por ejemplo, fue juzgado por su habilidad para rivalizar en astucia con los dioses, robando algo de su poder divino engañándolos con su sagacidad y engaños. El engaño es un arte avanzado de la civilización y el arma más potente en el juego del poder.

No podrás tener éxito en el arte del engaño a menos que hagas una aproximación distanciada de tí mismo —a menos que puedas ser muchas personas a la vez, usando la máscara necesaria para el día y momento apropiados. Con una aproximación tan flexible a toda apariencia, incluyendo la tuya propia, pierdes mucho de la dureza interior que ... Haz que tu rostro sea tan maleable como el de un actor, trabaja para ocultar los demás tus propias intenciones, practica el arte de atraer a las personas a tus trampas. El jugar con las apariencias y el dominio del arte del engaño se cuentan entre los placeres estéticos de la vida. También son componentes clave para la adquisición de poder.
Si el engaño es el arma más potente de tu arsenal, entonces la paciencia es tu escudo más crucial. La paciencia evitará que hagas metidas de pata estúpidas. La paciencia, al igual que el dominio de tus emociones, es una habilidad —no es algo innato. Pero nada del poder es natural, el poder está mas cerca a la divinidad que cualquier otra cosa en el mundo natural. Y la paciencia es la virtud suprema de los dioses, quienes lo único que disponen es del tiempo. Todo lo bueno pasará —si le das tiempo y te adelantas varios pasos en el futuro, la hierba volverá a crecer. En cambio, la impaciencia sólo te hace ver débil. Es el impedimento principal de poder.
El poder es esencialmente amoral y una de las habilidades más importantes que has de adquirir es la capacidad de ver las circunstancias mucho más allá de buenas o malas. El poder es un juego —ésto no puede repetirse demasiado— y en los juegos no juzgas a tus oponentes por sus intenciones sino por el efecto que tienen sus acciones. Calculas su estrategia y su poder por lo que puedes ver y sentir. Cuan a menudo se hace que las intenciones de alguien se vuelven el meollo del asunto sólo para confundir y engañar! ¿Qué importa si otro jugador, tu amigo o rival, tenía buenas intenciones y solo pensaba en tus intereses, si los efectos de su acción pueden ser tu ruina y confusión? Es natural que la gente cubra sus acciones con todo tipo de justificaciones, siempre suponiendo que han actuado para bien. Debes aprender a reir por dentro cada vez que escuches a alguien decir esto y procurar jamás ser atrapado midiendo las intenciones y acciones de otros con un grupo de juicios morales cuando en realidad son una excusa para la acumulación de poder
Es un juego. Tu oponente se sienta al otro lado. Ambos se comportan como damas o caballeros, observando las reglas del juego y no toman nada personalmente. Juegas con tu estrategia y observas los movimientos de tu oponente con tanta calma como puedas reunir. Al final, apreciarás la gentileza de quienes juegan con mucho más que sus buenas y dulces intenciones. Entrena tu ojo para seguir los resultados de sus movimientos, las circunstancias externas, y no te dejes distraer por otra cosa.
La mitad de tu dominio de poder viene de lo que no hagas, aquello a lo que no te dejes arrastrar. Para esta habilidad debes aprender a juzgar las cosas por lo que te cuestan. Como escribió Nietzsche: "A veces, el valor de una cosa no está en lo que uno consigue con ella, sino en lo que uno paga por ella —lo que nos cuesta." Tal vez alcances tu meta, y puede que sea una meta valiosa, pero ¿a qué precio? Aplica este parámetro a todo, ya sea incuyendo el colaborar con otros o llegar en su ayuda. Al final, la vida es corta, las oportunidades son pocas, y lo único que tienes es mucha energía para utilizar. Y en este sentido el tiempo es un factor tan importante como cualquier otro. Nunca desperdicies un tiempo valioso, o tu paz mental, en los asuntos de otros —ese es un precio muy alto para pagar.
El poder es un juego social. Para aprenderlo y dominarlo, debes desarrollar la capacidad de estudiar y entender a las personas. Como escribió el pensador y cortesano del s. XVII Baltasar Gracián: "Muchas personas gastan su tiempo estudiando las propiedades de las plantas o animales; cuanto más importante sería estudiar las propiedades de las personas, con las cuales uno debe vivir o morir!" Para ser un jugador experto debes ser un psicólogo experto. Debes reconocer las motivaciones y ver a tarvés de la nube de polvo con la que cada persona envuelve sus acciones. La comprensión de los motivos ocultos de las personas es el conocimiento más valioso que puedas tener para adquirir poder. Abre posibilidades infinitas de engaño, seducción y manipulación.
Las personas son de una complejidad infinita y puedes pasarte toda una vida observándolos sin llegar a entenderlos totalmente. Luego es mucho más importante comenzar con tu educación ahora mismo. Al hacerlo, debes tener en mente un principio básico: Nunca discrimines a quién vas a estudiar y en quién has de confiar. Nunca confíes en alguien por completo y estudia a todo el mundo, incluyendo a tus amigos y seres queridos.
Finalmente, debes aprender a tomar siempre el camino menos directo al poder. Disfraza tu astucia. Como una bola de billar que gira varias veces antes de alcanzar su objetivo, tus movimientos deben ser planeados y desarrollados de la manera menos obvia. El entrenarte a tí mismo para ser indirecto, puedes prosperar en la corte moderna, apareciendo como el parangón de la decencia a la vez que eres un manipulador consumado.

El fantasma del castillo ha dit...

Al anonimo, para leer y pensar.Tio que venimos de las vacaciones y la bola no esta para tanta tortura. besitos

Anònim ha dit...

la veritat es que es vergonyós, amb aquestos socialistes i companyia ( dic companyia perque ERC, es pe a mi una branca del PSOE.
Pero en la vida he sentit que el alcalde demani que la l'oposició,es porti be i no demane responsabilitats, jajaj es que sembla un acudit, crec que se'ls ha pujat el fum al cap, señor Jimenez, dediquis a governar, o potser te com a referent al Sr. Montilla??. Be despres no saben Governar i despres sera culpa de CiU, com sempre.

Francesc Mercadé ha dit...

"Hi ha hagut diverses manifestacions, declaracions i contradeclaracions dels implicats, però sembla que l'escull principal ha estat la persona que havia de ser el responsable de l'àrea d'Urbanisme. Els ecosocialistes no volien que el socialista Ramon Ripoll seguís gestionant aquesta cartera i no han estat capaços de superar aquesta divergència. Demostren poca capacitat de negociació uns i altres. Tan important és que Ripoll segueixi a Urbanisme? Tan inacceptable és que Ripoll continuï a Urbanisme?"
Jordi no has entés res, tú creus sincerament el que escrius?, o simplement ho fas per alimentar periòdicament el teu anticomunisme?.

jordi salvat ha dit...

Siscu,

No barreges una mica les coses. D'on has tret que sigui anticomunista. Jo tinc memòria política des de l'enfonsament dels règims comunistes de l'Europa de l'Est, la caiguda del mur de Berlín i el col·lapse de la URSS. Per a mi el comunisme és una experiència política fracassada i un terme que la dreta més rància fa servir de tant en tant per espantar certs sectors de la societat. Mai m'he plantejat el comunisme com un sistema polític viable. Crec en el mercat, en un liberalisme que tingui uns límits per intentar igualar la societat. Vaja, que ideològicament em situo al centre-esquerra i nacionalment crec que Catalunya te dret a aspirar a ser totalment independent.

Que té a veure això amb la política municipal? Ben poc. Crec que l'Alternativa Baix Gaià està utilitzant políticament Muntanyans II, igual que l'Agrupació o CiU. I en la negociació per entrar al govern heu volgut tensar molt la corda volent retirar Ripoll d'Urbanisme i aquest home ENCARA té molt de pes dins del PSC local. O potser heu tocat l'orgull del Jiménez i companyia i no han volgut passar per l'adreçador que volieu vosaltres.

Torredembarra viu una inestabilitat política gairebé endèmica des de fa deu anys, amb periodes de més calma, però no acaba de trobar un govern sòlid. La ciutadania ja n'està cansada de baralles personals i ideològiques mentre Torredembarra està a la cua de la Costa Daurada.

I tot el que escric m'ho crec. Sinó no ho escruria.

Francesc Mercadé ha dit...

No t'ha passat ni per un moment pel cap que potser no gaudim de la confiança del PSC, per a ser socis d'ells?. O es que per a tú l'ABG serà l'eterna culpable?
Les coses són més senzilles si només et creus l'opinió d'un costat i no de l'altre quan te l'ofereixen amb sinceritat, simplement no s'ens creu. (Parlo en general.)
Pensa que ja no teniem aquesta confiança en el periòde final de l'anterior legislatura on tampoc érem necessàris.
Ara potser seriem decisius per formar un govern fort, però simplement no volem perque no tenim la confiança del PSC.
Hem explicat a la resta de la gent que l'escull és el que t'acabo de dir, i a més una no entesa en la reforma d'àrees com la d'urbanisme.
Estic d'acord amb tú de la solidesa de la posició de Ripoll en el PSC, ho he pogut contrastar per mi mateix en els més de disset anys que el coneixo, i en les freqüents converses que hi tinc.
Nosaltres no hem posat mai Ripoll com un escull, simplement és una malinterpretació de la premsa i d'alguns periodistes que només escolten d'una orella (ep! de bon rotllo).
No estic enfadat amb tú, simplement estic cansat de la parcialitat pseuprofessional d'alguns comunicadors, res més lluny d'una baralla am tú.
Segueix la teva carrera però escolta'ns de tant en tant.
Salut!